RAMON FELIPÓ, AVUI, A L'ARTICLE DE JOAN DE SAGARRA A 'LA VANGUARDIA'

Libros solidarios




Joan de Sagarra
 Joan de Sagarra. La Vanguardia 12/07/2020 



El año 1990, cuando me casé con María Jesús (e.p.d.), me fui a vivir al paseo de Sant Joan de Dalt y allí sigo. Treinta años en los que el que yo bauticé como el cementerio de las estatuas sigue prácticamente igual, con una pastelería de menos, dos chinos de más, y cientos de bicis y patinetes, salvo que una de esas estatuas, mi preferida, cuando yo llegué al paseo se hallaba entre Rosselló y Còrsega, subiendo a la derecha, y ahora se halla dos palmos más arriba, subiendo a la izquierda. La estatua en cuestión es la de la Font de la Caputxeta (1922), obra de Josep Tenas. Basta echarle un vistazo para cerciorarse de que si el lobo se ha zampado a la abuelita, ahora será Caperucita quien se meriende al lobo. Entre la Font d’Hèrcules, un monumento al monarca Carlos IV y a su regia señora (el monumento es de 1797 y fue trasladado del paseo de la Explanada al de Sant Joan en 1928), con dos inofensivos leones a ambos lados y el semidiós con su gabardina y su mazo rematando el invento, y el monumento al Corb, que es como las gentes del barrio denominan al monumento a mosén Jacinto (sic), en medio de la Diagonal, la fuente de la Capu-txeta y el llop viene a ser un pequeño oasis de humanidad. Allí solía dejar yo mis libros, libros que había comprado o que me había mandado una editorial generosa; libros, la mayoría de los cuales había leído y no pensaba conservarlos, porque en casa ya no había espacio para ellos y porque las cosas buenas son para compartirlas en la medida de lo posible. En la fuente de la Caputxeta, María Jesús y un servidor hemos dejado montones de libros (el domingo anterior escribía yo en mi Terraza : “El martes, poco antes de la medianoche, dejo libros en la fuente de la Caputxeta” y aquel día y a aquella hora la gente nos aguardaba a mí y a mí mujer, sentados en los bancos del paseo. Según me confesaron algunos vecinos, jamás los defraudé, y ello nos llenaba de alegría. Tras la muerte de María Jesús, en abril hizo seis años, dejé de llevar libros a la fuente de la Caputxeta. Raras veces salgo de noche y a las nueve suelo irme a la cama.

El sábado de la semana pasada, mientras subía por el paseo camino de la terracita del Adonis, donde suelo tomar el aperitivo con mis amigos, me fijé en la fuente de la Caputxeta y vi junto a la estatua un montón de libros, alrededor de una docena. El primer del montón era un ejemplar de Relatos del Delta , de Sebastián Juan Arbó, editado en 1969 por Ediciones G. P. Dentro del libro pillé una hoja en la que se leía: “Los libros están limpios –nadie de la familia se ha infectado– podéis cogerlos con tranquilidad”. Me quedé con el libro de Arbó, que no conocía, y con un ejemplar de El libro de la Selva , de Kipling, traducido al castellano por Ramón D. Perés y editado por Gustavo Gili (1969), para la hija de Julia, la mujer que se ocupa de mi piso. Luego pensé que tal vez había cometido un disparate. ¿Y si los libros estuviesen infectados, no por la generosa familia, sino por todos aquellos que como yo, antes que yo, los habían manoseado, sin guantes, sin lavarse las manos o lo que mande y ordene la autoridad competente? Pero, qué diablos podría importarme, representarme aquel posible disparate ante la satisfacción, el agradecimiento que sentí hacia aquella generosa familia que me devolvía la ilusión con que mi mujer y yo abarrotábamos de libros la fuente de la Caputxeta hace diez, quince años.
Cuando nos fuimos a vivir al paseo de Sant Joan, mi mujer y yo no sabíamos en qué mundo nos habíamos metido. Pero poquito a poco lo fuimos descubriendo y
en gran parte fue gracias a nuestros amigos escritores que, ellos o sus personajes, habían vivido en él. Me refiero a Enrique Vila-Matas, a Javier Tomeo o Carmen Broto, aquel personaje de Juan Marsé que nos mostraba sus espléndidas piernas en la barra del Alaska…

Después de treinta años de vivir en el paseo de Sant Joan, me cuesta no echar mano de los libros para vivir realmente en él. De los libros y de las librerías. En el paseo no hay una Laie, ni una Central, ni una Jaimes, ni una Ona, ni… pero hay libros por todas partes: en la fuente de la Caputxeta, en los quioscos, en el OpenCor, en el Re-Read y ahora, desde hace un mes y pico en el número 161 del paseo, subiendo a mano izquierda, entre Còrsega e Indústria, han abierto una tienda, chica, de la oenegé Llibre Solidari. “ Dona (gratis) o compra (d’1 a 10 euros) llibres de segona mà i col·labora amb el nostre projecte solidari amb les persones més necessitades ”. De la tienda me había hablado el amigo Josep Roca, encantado, diciéndome que había dado con un hermoso libro sobre el pintor Pitxot, de Cadaqués, de la corte de Dalí, dedicado y por dos euros. Y el jueves, otro amigo y vecino, Ramon Felipó i Oriol, me llevaba a la tienda y me presentaba al encargado, el joven Daniel, un venezolano de poco más de treinta años que en el 2015 tuvo que largarse por piernas de Caracas –donde el joven periodista firmaba la sección de libros y pelis del diario El Universal – y refugiarse en nuestro país, donde todas las tardes lo hallaréis en nuestro paseo al frente de una pequeña, limpia y bien, muy bien ordenada tienda de libros de segunda mano. Una tienda solidaria.

Bienvenido, joven amigo Daniel a nuestro paseo. Un paseo en el que estoy seguro de que tanto Marsé como Vila-Matas te dan la bienvenida, como te la daría el amigo Tomeo y tantos otros.
Y yo, que ya sé dónde llevar mis libros.

XAVIER SABATA, el gran cantactor que és el músic d’Avià, SEGONS JAUME RADRIGALES

Una vetllada senzillament preciosa amb Núria Rial i Xavier Sabata


El concert al Palau de la Música va destil·lar qualitat musical als quatre vents


Jaume Radigales



Núria Rial i Xavier Sabata amb Vespres d'Arnadí

Palau de la Música. Festival Grec. 8 de juliol del 2020

L’estiu al Palau està sent una alenada d’aire fresc, molt necessària per a les febres prèvies a uns mesos de grans interrogants. Necessitem més que mai els músics i ells ens necessiten a nosaltres, de manera que l’assistència a bons concerts depassa les intencions estètiques per passar a ser, senzillament, opcions ètiques.
Aquesta és, si més no, la reflexió sorgida després de la preciosa vetllada de dimecres al Palau de la Música, amb la presència de dos grans entre grans: la soprano Núria Rial i el contratenor Xavier Sabata, amb la complicitat d’un conjunt instrumental de gran empenta i entusiasme com Vespres d’Arnadí. Capitanejats pel gran Dani Espasa, d’energia encomanadissa, el concert va destil·lar qualitat musical als quatre vents, gràcies a la tria del repertori i a la brillantor dels resultats en termes interpretatius.
Io t’abbraccio és el duet conclusiu del segon acte de l’òpera händeliana Rodelinda i va ser el que va tancar oficialment el concert –abans de dos bisos–. La feliç fusió dels tres elements (les dues veus i el conjunt instrumental) va ser el fermall d’or en una vetllada en què Händel va ser absolut protagonista a través d’un enfilall d’àries i duets, a més de dues peces orquestrals, cantades per Rial i Sabata.
La soprano manresana, que cada cop més actua a casa nostra (i ja tocava!), va desplegar el bon gust que la caracteritza amb aquella veu de color i emissió naturals, fruit del domini tècnic que li permet recursos com una messa di voce senzillament prodigiosa. Per la seva banda, Sabata va exhibir igualment un estat vocal envejable, amb projecció poderosa i amb aquella expressivitat marca de la casa que revela el gran cantactor que és el músic d’Avià.
Si a això hi sumem l’excel·lent salut dels components de Vespres d’Anardí i la imaginativa i carismàtica conducció de Dani Espasa, és fàcil deduir que, durant poc més d’una hora, vam ser una mica feliços en aquests temps emmascarats d’incerteses. Coses així fan molta falta. Senzillament, gràcies.



AVUI, L'AVIANÈS XAVIER SABATA ACTUA AL PALAU DE LA MÚSICA CATALANA

Io t'abbraccio
Núria Ria i Xavier Sabata, amb Vespres d’Arnadí


07RialSabataArnedi19-20

Fitxa artística

Núria Rial, soprano
Xavier Sabata, contratenor
Vespres d’Arnadí
Dani Espasa, director

Programa

G. F. Händel: Àries i duets d'òpera
Obertura de Tolomeo, re d'Egitto
“Ricordati, mio ben”, de Flavio
“Va tacito e nascosto”, de Giulio Cesare in Egitto
“Piangerò la sorte mia”, de Giulio Cesare in Egitto
Concerto Grosso HWV 318 en Do major 'Alexander's Feast' - Allegro - Largo - Allegro
“Tu del ciel ministro eletto”, de ll triomfo del Tempo e del Disinganno
“Vivi, Tiranno”, de Rodelinda
“Ballo”, d'Agrippina
Matelot-Menuet-Bourrée I & II
“Otton, Otton...Voi que udite il mio lamento”, d'Agrippina
“Scherza in mar la Navicella”, de Lotario
“Io t'abbraccio”, de Rodelinda